La ascensión. Presencia de la Eucaristía.

envio-ascension-dibujos-fano_6_758479 “Yo estaré con vosotros” Esta es una de las promesas más consoladoras que Jesús nos ha dejado. Yo estoy con vosotros todos los días. La ausencia solo es aparente. Él se queda con nosotros, de diversas maneras. Son los milagros del amor.

Para el amor no hay distancias ni hay vacíos; siempre encontrará una manera de estar, aunque sólo sea en el corazón. La madre, cuando se despide de sus hijos, promete con toda verdad que no se va del todo, que se queda; que ellos se van con ella y que ella se queda con ellos, todo en el corazón. Así, Jesús marcha al Padre, pero lleva escrito en su corazón el nombre de todos los suyos; marcha al Padre, pero se queda en el corazón de todos los suyos. Desde que Jesús asumió nuestra naturaleza ya no puede desentenderse del hombre. Todo lo ha llenado de su presencia. Todo. En cada cosa, en cada persona o acontecimiento, podemos ver el sello de Cristo: una sonrisa, una lágrima, una victoria o una derrota, un enfermo y la persona que lo cuida, el pobre que tiende la mano o el menos pobre que abre la suya, y en todo amor, en toda bondad, en todo esfuerzo o dolor podemos ver el sello de Cristo. Todo puede ser signo de su presencia, si se sabe ver y si se sabe vivir. Y de manera muy especial se queda entre nosotros en la eucaristía, es su presencia más cercana y visible en medio de nosotros. Haciéndose por amor, pan y  comida de salvación para todos.

Hoja de la sierra para descargar del 17 de mayo: (1092) La Ascensión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s