P E N T E C O S T E S

Pentecostes-fanoORIGEN: Esta fiesta tenía en su origen en un sentido de acción de gracias por la cosecha recogida, y se le añadió el hecho de la alianza y el don de la ley por Dios a Moisés. En este marco judío coloca el libro de los Hechos de los Apóstoles la efusión del Espíritu Santo y la consagración de la Iglesia.

NOMBRE   viene del griego: cincuenta.  Siete semanas después de la fiesta de  la recogida de los primeros frutos.

SENTIDO  Los Apóstoles cuentan con el E.S. como uno más : “nos ha parecido al Espíritu Santo y a nosotros”. El  Espíritu Santo lo es todo en la vida de la Iglesia.  Y pentecostés  es una Pascua, un paso del Espíritu de Dios por nuestras vidas, por su Iglesia, por la humanidad. Pentecostés no es una fiesta autónoma, independiente o fiesta en honor del Espíritu Santo. Los cristianos celebramos la relación existente entre  la RESURRECCION DE JESUCRISTO, su ASCENSION y LA VENIDA DEL ESPIRITU SANTO. Es necesario tener presente que el Tiempo de Pascua es también tiempo del Espíritu Santo; Espíritu que es fruto de la Pascua, que estuvo  en el nacimiento de la IGLESIA y que siempre estará presente entre nosotros, inspirando nuestra vida, renovando nuestro interior, fortaleciéndonos para ser testigos en medio de la realidad que nos toca vivir y haciéndolo todo nuevo.

MANIFESTACION como “un viento recio” El viento es misterioso, No lo vemos sopla cuando y donde quiere…”Paloma”…”llamas de fuego”: calienta. ilumina, purifica.

COMPROMISO  redescubrir su Presencia en mi ser, sus dones y frutos y dejarle con docilidad trabajar en mí.

Hoja de la sierra para descargar del 24 de mayo: (1093) Pentecostes

Anuncios

La ascensión. Presencia de la Eucaristía.

envio-ascension-dibujos-fano_6_758479 “Yo estaré con vosotros” Esta es una de las promesas más consoladoras que Jesús nos ha dejado. Yo estoy con vosotros todos los días. La ausencia solo es aparente. Él se queda con nosotros, de diversas maneras. Son los milagros del amor.

Para el amor no hay distancias ni hay vacíos; siempre encontrará una manera de estar, aunque sólo sea en el corazón. La madre, cuando se despide de sus hijos, promete con toda verdad que no se va del todo, que se queda; que ellos se van con ella y que ella se queda con ellos, todo en el corazón. Así, Jesús marcha al Padre, pero lleva escrito en su corazón el nombre de todos los suyos; marcha al Padre, pero se queda en el corazón de todos los suyos. Desde que Jesús asumió nuestra naturaleza ya no puede desentenderse del hombre. Todo lo ha llenado de su presencia. Todo. En cada cosa, en cada persona o acontecimiento, podemos ver el sello de Cristo: una sonrisa, una lágrima, una victoria o una derrota, un enfermo y la persona que lo cuida, el pobre que tiende la mano o el menos pobre que abre la suya, y en todo amor, en toda bondad, en todo esfuerzo o dolor podemos ver el sello de Cristo. Todo puede ser signo de su presencia, si se sabe ver y si se sabe vivir. Y de manera muy especial se queda entre nosotros en la eucaristía, es su presencia más cercana y visible en medio de nosotros. Haciéndose por amor, pan y  comida de salvación para todos.

Hoja de la sierra para descargar del 17 de mayo: (1092) La Ascensión

“Otra mirada es posible en un corazón nuevo”.

(Pascua del Enfermo 2015).

enfermo2015Muchos dirán: Y esto ¿ cómo se consigue? Se consigue con la “sapientia cordis”. ¿Qué es la “sapientia cordis, sabiduría del corazón”? La sabiduría es una actitud infundida por el Espíritu Santo en la mente y en el corazón de quien sabe abrirse al sufrimiento de los hermanos y reconoce en ellos la imagen de Dios. ¿Cómo se ve, cómo se refleja esta “sabiduría del corazón”? La sabiduría del corazón es servir al hermano: Son las personas que están junto a los enfermos que tienen necesidad de una asistencia continuada, de una ayuda (para lavarse, para vestirse, para alimentarse) en todo. Este servicio, especialmente cuando se prolonga en el tiempo, se puede volver fatigoso y pesado. Y, sin embargo, ¡qué gran camino de santificación es éste! Sabiduría del corazón es estar con el hermano: El tiempo que se pasa junto al enfermo es un tiempo santo. En cambio, qué gran mentira se esconde tras ciertas expresiones que insisten mucho en la “calidad de vida”, para inducir a creer que las vidas gravemente afligidas por enfermedades no serían dignas de ser vividas. Sabiduría del corazón es salir de sí hacia el hermano: Quisiera recordar una vez más “la absoluta prioridad de la salida de sí hacia el otro” “como respuesta a la donación absolutamente gratuita de Dios” (Exhortación apostólica Evangelii gaudium, 179). Sabiduría del corazón es ser solidario con el hermano: La caridad tiene necesidad de tiempo. Tiempo para curar a los enfermos y tiempo para visitarles. Tiempo para estar junto a ellos. La caridad verdadera es participación que no juzga, que no pretende convertir al otro; es libre de aquella falsa humildad que en el fondo busca la aprobación y se complace del bien hecho.

Hoja completa para descargar del 10 de mayo: (1091) VI Domingo de Paascua

NADIE NOS COMPRENDE COMO MARÍA

mES DE MAYOMaría Santísima continúa siendo la amorosa consoladora en tantos dolores físicos y morales que afligen y atormentan a la humanidad. Ella conoce nuestros dolores y nuestras penas, porque también Ella ha sufrido, desde Belén al Calvario: «Y una espada atravesará tu alma.» María es nuestra Madre espiritual, y la madre comprende siempre a los propios hijos y los consuela en sus angustias.

Además, Ella ha recibido de Jesús en la cruz esa misión específica de amarnos, y amarnos sólo y siempre para salvarnos. María nos consuela sobre todo señalándonos al Crucificado y al paraíso.

Tenemos necesidad de María. Como esclava del Señor, María estuvo dispuesta a la entrega generosa, a la renuncia y al sacrificio a seguir a Cristo hasta la cruz. Ella exige de nosotros la misma actitud y disposición cuando nos señala a Cristo y nos exhorta: «Haced lo que Él os diga.» María no quiere ligarnos a ella, sino que nos invita a seguir a su Hijo.

“Tenemos necesidad de ti, Santa María de la Cruz: de tu presencia amorosa y poderosa. Enséñanos a confiar en la providencia del Padre,  que conoce todas nuestras necesidades; Muéstranos y danos a tu Hijo Jesús, camino, verdad y vida;  haznos dóciles a la acción del Espíritu Santo, fuego que purifica y renueva. ” (Juan Pablo II)

Descargar Hoja completa del 3 de mayo de 2015: (1090) V Domingo de Paascua

“¡QUÉ BUENO CAMINAR CONTIGO!”

Vocaciones2015Jornada de las Vocaciones Nativas

“¡Qué bueno caminar contigo!” Cuando una persona, generalmente un joven, acepta la llamada de Dios, experimenta una enorme alegría y gozo. Es el comienzo de una nueva etapa, impregnada de amor y bondad, que ha de recorrer. Inmediatamente, sin buscarlo, casi sin desearlo, se experimenta la belleza de la donación.

Las vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio son “echar a andar” con el Otro, conscientes de que junto a ellas camina el compañero silencioso, oculto y a veces “disfrazado”, como sucedió a los discípulos de Emaús: inicialmente no le reconocieron, pero se sentían muy a gusto con el “desconocido”; más tarde descubrirían que era el Resucitado. Cada vocación vive en profundidad esta certeza de recorrer el camino de la salvación en la cercanía y proximidad de Jesús. Sin la oración, los esfuerzos de los misioneros, por valientes y sacrificados que sean, corren el riesgo de ser vanos. La fuerza del amor es la que impulsa a la misión. Además, es el mismo Espíritu el que abre los corazones de las personas y las predispone a escuchar con fe; se puede decir que va delante del misionero (Cf. R M 45c). A esto hay que añadir una aportación que cada día adquiere más relieve: los monasterios en los territorios de misión son una fuente imprescindible para alimentar la espiritualidad misionera; a ellos acuden los misioneros para hacer un alto en su camino, recuperar la fuerza del Espíritu y tener luz en su labor evangelizadora.

Hoja de la sierra completa para descargar del 26 de abril: (1089) IV Domingo de Paascua