“LA CENA DEL SEÑOR”.

509082 ultima cena COLORREFLEXIÓN: El punto central de la celebración de hoy es, sin duda, la “Cena del Señor”. Vamos a reflexionar diversos aspectos de este sacramento que es fuente y cumbre de nuestra vida eclesial. Destacamos algunos:

** Eucaristía, alimento para el camino: Cuando el libro del Éxodo dice cómo hay que comer la Cena Pascual, después de recordar que es una comida familiar o comunitaria, indica que se ha de hacer en pie para emprender pronto el camino. Y la liturgia nos recuerda que la Eucaristía es esa “mesa de peregrinos”. Cristo se nos da como alimento para poder hacer con él el camino de nuestra vida y de nuestras comunidades.

** Eucaristía, memorial del Señor: Ya nos lo recuerda Pablo transmitiendo la tradición que viene del Señor: “Haced ésto en memoria mía”. Cada vez que participamos en él, entramos en comunión con Cristo resucitado “hasta que vuelva” y a la vez hacemos nuestras sus actitudes de vida, de entrega, dejándonos transformar por él hasta llegar a ser nosotros mismos un “memorial” de aquél que recibimos.

** Eucaristía, presencia real de Jesucristo: En cada celebración Jesús está presente de manera real desde el inicio. Está presente en la asamblea reunida, a la que habla cuando se proclama la Palabra, y con la cual él reza y se ofrece. Está presente en el sacerdote que preside la celebración como signo de Cristo Cabeza del Cuerpo. Y el Pan y el Vino son el signo más excelente de esta presencia real de Cristo en toda celebración. Una presencia que también se ha de hacer “real” en la vida de cada persona que comulga y de la comunidad que celebra la Eucaristía.

** Eucaristía, la mejor acción de gracias: Celebrar la Eucaristía es reconocer y acoger con agradecimiento este don. Gozar gratuitamente de la presencia de Cristo en mí y en cada hermana y hermano de la comunidad para aprender a tratar con la misma actitud fraternal a cada persona que encontramos a lo largo de la vida. Contemplemos, en esta noche, la persona de Jesús a través de los nombres o títulos que se le dan en el evangelio. Y el agradecimiento y la gratuidad se abren paso a la contemplación y disponen a dejarse transformar por Cristo desde la profundidad del Corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s